TIPOS DE CAUCE Y TRAMOS HOMOGÉNEOS EN EL SISTEMA FLUVIAL ARA

Alfredo Ollero Ojeda
Elena Díaz Bea
Askoa Ibisate González de Matauco
Edelio Domínguez Fernández
Area de Geografía Física, Dpto. de Geografía, Prehistoria y Arqueología,
Universidad del País Vasco

INTRODUCCIÓN
DELIMITACION Y CARACTERIZACIÓN DE LOS 8 TRAMOS
VALORACIÓN DE TRAMOS Y SECTORES DE MAYOR INTERÉS
BIBLIOGRAFÍA

INTRODUCCIÓN

Clasificar cursos fluviales implica simplificar un sistema muy complejo y, por tanto, perder mucha información. Sin embargo es necesario establecer una tipología de cursos fluviales cuando se cuenta con un objetivo aplicado de ordenación. Este trabajo se enmarca y ha sido financiado por el proyecto de investigación CICYT (HID96-1882), Plan Nacional I + D, titulado Estudio hidrológico, jurídico, ecológico y económico de los recursos hídricos de la cuenca del Cinca para el diseño de un modelo de gestión sostenible”. Dentro del mismo se han definido unidades homogéneas de paisaje fluvial en toda la cuenca alta del Cinca, tramos que posteriormente serán valorados para su zonificación. En el río Ara se han definido 8 tramos que a continuación son caracterizados.

Además de algunos parámetros básicos que sirven para caracterizar cada tramo y comparar tramos entre sí, se aplica una clasificación de cursos fluviales desarrollada por Ollero (2000) basada en criterios topográfico-geomorfológicos (perfil longitudinal y transversal del cauce, el llano inundable y el valle, modelos del cauce, dinámica, etc.) asociados al funcionamiento hidrológico, diferente según nos encontremos en cursos altos, medios o bajos, y también en relación con los ecosistemas que se desarrollan en el sistema cauce-riberas, sin olvidar el criterio paisajístico basado en la unicidad visual del tramo o curso en cuestión.

Figura 1: Tipos de cauce fundamentales

DELIMITACION Y CARACTERIZACIÓN DE LOS 8 TRAMOS

Con una longitud total de 69,5 km y una pendiente media del 3%, el río Ara es el primer gran afluente del Cinca. Desde los 2.620 m de su nacimiento hasta los 528 m en que desemboca en el Cinca, el Ara salva un desnivel de 2.092 m. Sus principales afluentes son el Otal, Arazas, Sorrosal, Chaté, Forcos, Guargas, Sieste y Ena. Los 8 tramos internamente homogéneos que pueden establecerse a lo largo del curso del Ara son los siguientes:

Tramo 1: Comachibosa – Bujaruelo, con una longitud de 14,8 km y una pendiente media del 8,72%, es el típico curso de alta montaña pirenaica. Por la morfología del cauce puede subdividirse en cinco subtramos:

1.a) Cabecera (CP), curso inicial de fuerte pendiente encajado en el sustrato rocoso y material coluvial, carente de llano de inundación.

1.b) Meandriforme glaciar (MG), un cauce de suaves curvas en el fondo de la artesa glaciar.

1.c) Poco sinuoso pendiente (SP), con rápidos en un valle en V. Es la tipología de curso fluvial más frecuente en cursos altos. El cauce presenta rápidos y escalonamientos, pero dibuja también sinuosidades, de manera que no sólo ejerce erosión lineal, sino que muestra también una incipiente erosión lateral, además de verse muy afectado por los procesos de vertiente. El corredor ribereño es estrecho, aunque en él pueden aparecer ya especies de ribera entremezcladas con las que colonizan las partes bajas de las laderas. El terreno inundable es también estrecho y no precisamente llano, sino marcado por la concavidad basal de las vertientes.

1.d) Meandriforme glaciar (MG), nuevo valle en artesa.

1.e) Poco sinuoso pendiente (SP), con rápidos en un valle en V

Tramo 2: Bujaruelo - Puente de los Navarros, de 6 km de longitud, en el que la pendiente media desciende al 4,66%. Atraviesa la Garganta de los Navarros, de notable valor escénico, típica garganta fluvial de curso alto (tipo de curso SE). Valle y cauce dibujan sinuosidades y van recibiendo afluentes de fuerte pendiente, como las laderas. Importante erosión lineal, encajamiento, sucesión de rápidos y escalones con remansos. Gran capacidad de transporte, como se refleja en la gran cantidad de bloques y materiales groseros.

Tramo 3: Torla, de 6,2 km y una pendiente media del 2,34%, se desarrolla entre el puente de los Navarros y el límite municipal Torla-Broto. El tipo de curso fluvial es SA. El valle presenta una anchura intermedia que permite el desarrollo del corredor fluvial, pero las curvas presentan una baja amplitud de onda y chocan con frecuencia con las laderas, por lo que el llano de inundación viene a coincidir con la banda de ameandramiento. Es decir, sólo son inundables las orillas convexas y no siempre en toda su extensión, ya que pueden asociarse a la vertiente a través de depósitos coluviales. En el cauce, de pendiente media, se suceden los pools (remansos) y los riffles (resaltes y rápidos). Una ruptura de pendiente en este valle glaciar lo separa del tramo siguiente.

Tramo 4: Broto – Barranco de San Pedro, de 8,5 km de longitud, con una pendiente media del 1,29%. Constituye un amplio valle glaciar y concluye allí donde se sospecha que llegó la lengua de hielo, aunque no quedan restos de la morrena terminal. El tipo de curso fluvial es TA. Los cauces trenzados se distinguen con mucha facilidad por su notable anchura y muy baja profundidad, por su gran carga de material sólido y por la subdivisión de la corriente en múltiples brazos que dejan entre sí isletas inestables o móviles. Este tramo se asocia a un fondo de valle muy extenso a causa de la llegada de afluentes con notable carga sedimentaria cuyos conos aluviales se expanden e integran en la propia llanura aluvial del río principal. El cauce es muy ancho, con materiales predominantes de granulometría gruesa, y el corredor o cinturón fluvial es aproximadamente recto, manteniendo una pendiente relativamente alta, con buena colonización vegetal en las zonas más estables pero nula en amplios sectores debido a la frecuencia de caudales altos y crecidas. El llano de inundación es extenso, ocupando todo el fondo de valle.

Tramo 5: Barranco de San Pedro – Fiscal, de 5,2 km de longitud y 1,06% de pendiente. Valle estrecho donde el cauce meandriza suavemente (tipo de curso SB). Se diferencia al modelo del tramo 3 en su menor pendiente, mayores dimensiones del cauce y amplitud de onda de los meandros ligeramente superior. El desarrollo de terrazas es más completo y el llano de inundación es más amplio. El corredor ribereño coincide con la banda de ameandramiento y las orillas convexas presentan un buen desarrollo de la vegetación de ribera.

Tramo 6: Ribera de Fiscal, de 12,8 km de longitud y 0,82% de pendiente. Valle amplio y cultivado en depresión margosa que conforma el vaso del embalse proyectado. El cauce se encaja entre niveles de terraza. La tipología de este curso fluvial es MA (meandriforme amplio), con curvaturas de amplio radio y notable regularidad. Las terrazas conectan con conos de barrancos afluentes, sobre los que se instalan los núcleos de población.

Tramo 7: Congosto de Jánovas, de 6 km de longitud y una pendiente media del 0,83%. Presenta un sector inicial más estrecho y otro más abierto hasta el puente de la carretera de Lanave. Garganta (curso de tipo SE) abierta en materiales calizos en la que se observan los espectaculares estratos plegados del anticlinal de Boltaña. Cauce, corredor ribereño y llanura de inundación quedan constreñidos por el encajamiento del valle.

Tramo 8: Boltaña - L'Aínsa, de 10 km y 0,57% de pendiente. Valle progresivamente más abierto hasta la confluencia con el Cinca. El cauce se subdivide en dos subtramos:

8.a) Meandriforme amplio (MA), con amplias curvaturas relativamente regulares. El corredor ribereño se ajusta a la banda de ameandramiento y se desarrolla una franja de vegetación continua jalonando las dos orillas.

8.b) Trenzado de curso bajo (TB). En general, la fragmentación en brazos e isletas es menor que en TA, presenta algunos sectores notablemente estables y los subcauces son más anchos y más sinuosos. El corredor ribereño dibuja, en conjunto, pequeñas sinuosidades. La vegetación ribereña se asienta con mayor facilidad en las zonas más estables. El llano de inundación es extenso y bien desarrollado.

Tabla 1: Sectores homogéneos y tipologías del curso fluvial en el río Ara

Tramo

Long.

km

Desnv.

m

Pend. %

Sub-tramo

Tipo de curso fluvial

1. Comachibosa-Bujaruelo

14,8

1.290

8,72

1a

CP: Cabecera muy pendiente

1b

MG: Meandriforme glaciar

1c

SP: Poco sinuoso pendiente

1d

MG: Meandriforme glaciar

1e

SP: Poco sinuoso pendiente

2. Garganta de los Navarros

6,0

280

4,66

2

SE: Poco sinuoso encajado

3. Torla

6,2

145

2,34

3

SA: Poco sinuoso de curso alto

4. Broto-Bco.San Pedro

8,5

110

1,29

4

TA: Trenzado de curso alto

5. Bco.San Pedro-Fiscal

5,2

55

1,06

5

SB: Poco sinuoso de curso bajo

6. Ribera de Fiscal

12,8

105

0,82

6

MA: Meandriforme amplio

7. Congosto de Jánovas

6,0

50

0,83

7

SE: Poco sinuoso encajado

8. Boltaña-L’Aínsa

10,0

57

0,57

8a

MA: Meandriforme amplio

8b

TB: Trenzado de curso bajo

TOTAL ARA

69,5

2.092

3,01

 

 

Tabla 2: Número y jerarquía de los cauces de la cuenca del Ara

Tramo

nº cauces orden 1

nº cauces orden 2

nº cauces orden 3

nº cauces orden 4

nº cauces

orden 5

nº cauces

 orden 6

nº cauces orden 7

inicio

final

inicio

final

inicio

final

inicio

final

inicio

final

inicio

final

inicio

final

1. Comach -Bujar.

-

691

-

150

-

29

-

9

-

3

-

1

-

0

2. Gargant Navaín

691

835

150

181

29

36

9

9

3

3

1

1

0

0

3. Torla

835

1676

181

344

36

68

9

17

3

6

1

2

0

1

4. Broto-B S.Pedro

1676

2496

344

496

68

100

17

23

6

7

2

2

1

1

5. S.Pedro -Fiscal

2496

3055

496

606

100

122

23

28

7

9

2

3

1

1

6. Ribera de Fiscal

3055

4724

606

928

122

184

28

42

9

14

3

3

1

1

7. Congost Jánovas

4724

5008

928

993

184

195

42

44

14

15

3

3

1

1

8. Boltaña- L’Aínsa

5008

6441

993

1285

195

245

44

57

15

18

3

3

1

1

La cuenca del Ara cuenta con un total de 6.441 cauces que se jerarquizan de acuerdo con el método de Horton y Strahler tal como se expone en la tabla 2. La relación de bifurcación entre los cauces de oren 1 y 2 y entre los de orden 2 y 3 ronda el valor 5, relativamente elevado, similar al del Isábena o el Vero pero inferior a Cinca y Cinqueta. Ello implica que pocos cauces alcanzan un orden alto, y ello se debe en cierta medida a la estrechez de la cuenca, cuyo índice de compacidad es elevado: 1,84 (sería 1 si fuera circular). El río Ara alcanza un orden 7 desde Broto, donde recibe al Sorrosal (es donde se unen dos cauces de orden 6, el propio Ara y el Sorrosal), y se va a mantener con dicho orden hasta su desembocadura, ya que sus principales afluentes se quedan en órdenes inferiores (6 el Forcos, 5 para Chaté, San Juste, Guargas, Viñas, Jánovas, Espuña, Ascaso, San Martín, Sieste y Ena). Precisamente el orden 7 del Ara contribuye a que el Cinca pase a orden 8, ya que este río traía también orden 7. Más abajo, el Cinca alcanzará el orden 9 al recibir al Ésera.

Tabla 3: Otros parámetros del sistema fluvial Ara

Tramo

Superficie

cuenca (km2)

Pendiente

cuenca

%

Coeficiente torrencia-

lidad

Tiempo concentrac.

(horas)

parcial

acum.

inicio

final

inicio

final

inicio

final

1. Comachibosa-Bujaruelo

78,3

78,3

-

16,03

-

8,83

0

1,15

2. Garganta de los Navarros

24,8

103,1

16,03

13,43

8,83

8,10

1,15

1,60

3. Torla

124,3

227,4

13,43

11,93

8,10

7,37

1,60

2,11

4. Broto-Bco.San Pedro

110,2

337,6

11,93

8,82

7,37

7,39

2,11

2,85

5. Bco.San Pedro-Fiscal

77,0

414,6

8,82

7,87

7,39

7,37

2,85

3,31

6. Ribera de Fiscal

155,3

569,9

7,87

6,97

7,37

8,29

3,31

4,48

7. Congosto de Jánovas

21,0

590,9

6,97

6,62

8,29

8,48

4,48

5,03

8. Boltaña-L’Aínsa

127,3

718,2

6,62

5,73

8,48

8,97

5,03

5,97

En la tabla 3 se recogen algunos parámetros significativos de los tramos del Ara, como la superficie de la cuenca vertiente a cada uno de ellos. De dichas cuencas vertientes se ha obtenido el valor medio de pendiente a partir de una fórmula sencilla: dividiendo la diferencia de altitud entre el punto más alto y el más bajo de la cuenca entre la distancia en línea recta que separa el punto más alejado del perímetro de la cuenca respecto del punto más bajo de la misma o desembocadura del cauce: (H - h) 100 / Lc. Observamos cómo la pendiente media de la cuenca va disminuyendo progresivamente en cada uno de los tramos.

El coeficiente de torrencialidad resulta de dividir el número de cursos de agua de primer orden (torrentes iniciales) entre la superficie de la cuenca. Una alta torrencialidad implica que tanto el agua como los sedimentos tienen un recorrido corto a lo largo de las laderas, que se encauzan pronto y, por tanto, que la velocidad de evacuación es mayor. En cabecera del Ara se observan valores de torrencialidad bajos (8,83 y 8,10) en relación con otros cursos próximos (el Cinca en su cabecera alcanza 12,42  y el Cinqueta 10,76), aunque superiores, por ejemplo, a los del Bellós (6,08 en Añisclo). Se observa en el Ara un incremento de la torrencialidad a partir de la Ribera de Fiscal, debido al dominio de terrenos margosos, alcanzando un valor final relativamente elevado (8,97).

El tiempo de concentración se calcula para cada tramo a partir de la fórmula de Kirpich (1940), Tc = [ (0,871 L3) / (H – h) ]0,385, en la que L es la longitud en km del cauce principal y (H – h) el desnivel entre la cota más alta y la más baja de la cuenca vertiente. Resulta un tiempo de concentración para toda la cuenca de prácticamente 6 horas. Es el tiempo que tardaría, teóricamente, en llegar a L’Aínsa una crecida propiciada por una precipitación situada en el extremo más alejado de la cuenca.

VALORACIÓN DE TRAMOS Y SECTORES DE MAYOR INTERÉS

A lo largo del curso del Ara pueden distinguirse, por tanto, 13 sectores homogéneos que responden a 9 tipologías diferentes de curso fluvial. Los tipos MG, SP, SE y MA son los que se repiten. La variedad es considerable para un curso de 69,5 kilómetros.

La protección integral que solicitamos para el Ara no sólo se justifica por los valores ecológicos y paisajísticos y por el criterio de continuidad de todo sistema fluvial, sino que también se puede basar en el interés geomorfológico y ambiental de los distintos tipos de curso fluvial:

-El tramo 1 del Ara es un magnífico ejemplo de curso de montaña en el que se suceden sectores escarpados y valles glaciares de menor pendiente, configurando uno de los paisajes más valiosos de todo el Pirineo Aragonés.

-Los tramos 2 y 7 son sendas gargantas fluviales de gran valor que han sido incluidas en todos los inventarios de espacios protegibles pirenaicos.

-El tramo 4 constituye uno de los mejores cauces trenzados del Pirineo, asociado a dos grandes conos de deyección parcialmente activos (barrancos de Yosa y Chaté).

-El tramo 8 es un curso bajo de notable dinámica (Rubio y Hernández, 1990; Rubio, 1995) en el que se suceden los modelos meandriforme y trenzado.

-Los tramos de baja sinuosidad (3, 5 y 6) son menos dinámicos que los anteriores pero protagonizan procesos de erosión y sedimentación muy evidentes, con barras de considerables dimensiones en las que son muy interesantes los procesos de colonización vegetal (Rubio, 1995).

Junto al curso del Ara, también hay que destacar el interés de sus afluentes y de los conos aluviales que algunos de ellos forman al contactar con el valle del Ara. Los conos son sistemas muy dinámicos de almacenamiento temporal de sedimentos que reflejan muy bien las características de la cuenca de drenaje (Gómez Villar, 1996). Son el resultado de aportes continuos en situaciones normales y de procesos extremos mucho más efectivos geomorfológicamente (crecidas, coladas de piedras), siempre en un ambiente de alta energía. Muchos son relictos, como los de la Ribera de Fiscal, en los que se asientan poblaciones como Arresa, Borrastre o San Juste. Otros son funcionales o activos, al menos parcialmente, como los de los barrancos Yosa y Chaté, que destacan por sus dimensiones. Estas se deben a la torrencialidad de los respectivos barrancos y a los materiales de las cuencas –flysch, restos morrénicos- que favorecen la producción de sedimentos. En la actualidad la mayor parte de los conos presentan un proceso de incisión del cauce principal que los atraviesa, proceso debido al menor número de crecidas y a la menor cantidad de sedimentos. Las causas se encuentran tanto en el proceso de reforestación al que están asistiendo las cuencas como a las presas de retención que se han construido, que reducen el suministro del sedimento. Este déficit sedimentario afecta a todos los ríos del Pirineo y causa problemas en el delta del Ebro. Los conos también presentan altos riesgos ambientales como lugares potenciales de inundación, provocando las precipitaciones excepcionales procesos de crecida acompañados de coladas de barro y piedras, como ocurrió en Biescas en agosto de 1996.

BIBLIOGRAFÍA

Dunne, T. & Leopold, L.B. (1978): Water in environmental planning. Freeman, 818 p., San Francisco.

García, L. (1999): Una aproximación al estudio de las unidades fluviales homogéneas de la cuenca del río Ara (Pirineo Aragonés). Proyecto Fin de Carrera (inédito). Licenciatura de Geografía, Universidad del País Vasco.

Gilard, O. (1998): Les bases techniques de la méthode "Inondabilité". Cemagref Éditions, 207 p., Paris.

Gómez Villar, A. (1996): Conos aluviales en pequeñas cuencas torrenciales de montaña. Geoforma Ediciones, 191 pp., Logroño.

Kellerhals, R.; Church, M. & Bray, D.I. (1976): Classification and analysis of river processes. Journal of the Hydraulics Division, 102: 813-829, A.S.C.E.

Kirpich, Z.P. (1940): Time of concentration of small agricultural watersheds. Civil Engineering, 10(6): 362.

Leopold, L.B. & Wolman, M.G. (1957): River channel pattern: braided, meandering and straight. U.S. Geological Survey, prof. paper 282B, 39-85.

Mollard, J.D. (1973): Air-photo interpretation of fluvial features. Fluvial process and sedimentation, 341-380. National Research Council of Canada.

Mosley, M.P. (1987): The classification and characterization of rivers. In Richards, K. (Ed.): River channels: environmental processes, 295-320. Blackwell, London.

Nanson, G.C. & Croke, J.C. (1992): A genetic classification of floodplains. Geomorphology, 4: 459-486.

Newson, M.D. (1994): Hydrology and the river environment. Clarendon Press, 221 p., Oxford.

Ollero, A. (2000): Primera aproximación a una clasificación de cursos fluviales aplicable a la ordenación. Lurralde, 22, Donostia-San Sebastián (en prensa).

Ollero, A.; Díaz, E. et Ibisate, A. (2000): Géomorphologie fluviale et délimitation de secteurs homogènes pour l’aménagement dans la vallée de l’Ara (Pyrénées Aragonaises). Géomorphologie (en prensa).

Revuelta, V. (1999): Dinámica ambiental del sistema fluvial Ara. Proyecto Fin de Carrera (inédito). Licenciatura de Geografía, Universidad del País Vasco.

Rosgen, D.L. (1994): A classification of natural rivers. Catena, 22(3): 169-199.

Rubio, V. (1995): Dinámica fluvial del río Ara (Pirineo Aragonés). Tesis doctoral (inédita), 615 p. + anexos, Universidad Autónoma de Madrid.

Rubio, V. y Hernández, C. (1990): La evolución reciente del cauce del río Ara. Cuadernos de Investigación Geográfica, XVI: 99-108.

 

la web de La risa-VidaSana 2002

SI NO VES TODOS LOS MARCOS DE ESTA WEB VUELVE A ENTRAR