Desde mi ventana

Las aves en Guaso

Gorrión común

Gorrión común, passer domesticus, house sparrow.               

     

Si hay gorrión común es que hay gente. En los pueblos deshabitados no se le escucha. Aquí hay vida porque cien metros antes de llegar a casa ya los oigo. Están a docenas entre los huecos de las piedras de la fachada, bajo el alero y en el tejado. Asoman por encima de las canaleras. Son sedentarios: aquí viven y aquí crían. Discuten con la familia de vencejos que ocupa un rincón y se esconden en los árboles cercanos si oyen al helicóptero de rescate volando bajo, o ven al milano volando cerca.

     

     

Se bañan en los charcos de una tormenta de verano y en la arena reseca.
Cuando las casas antiguas se arreglan y se rejuntan los huecos de las piedras pierden su microhábitat. Las carreteras hacen grandes desaguisados entre las poblaciones de jóvenes gorriones a las entradas de los pueblos.

     

     
 

Comen semillas, pero también cazan en vuelo algún que otro insecto. Desde esta ventana se observa perfectamente: tras un día de verano tormentoso, sale el sol, salen los insectos y una marabunta de gorriones se van tirando desde la canalera para ascender un poco, pillar un insecto volátil con el pico, y dejarse caer de nuevo. Uno tras de otro.

 
     


Baño de arena

 
     
 

 
  Son el sonido de fondo diurno desde mi ventana.  

¿Quieres saber más?... sigue al gato!

La web de La risa-VidaSana

SI NO VES TODOS LOS MARCOS DE ESTA WEB VUELVE A ENTRAR