Desde mi ventana

Las aves en Guaso

El Cuco

 

Cuco, cuculus canorus, cuckoo.

 

 

 

 

     
 

En casi todas las lenguas se nombra a este ave de forma parecida, por si inconfundible canto. Es bastante abundante, fácil de oír y difícil de ver. Desde mi ventana veo el tozal de la Cucuta.
Vienen del África subsahariana a principio de la primavera y marchan en agosto o septiembre. Comen insectos.

     

     
 

Su conocida y sorprendente puesta de huevos consiste en dejarlos en nido ajeno, siempre de especies más pequeñas. Ponen bastantes, porque no siempre se acierta en la posada adecuada (a veces, pueden dejarlo en el de una especie comedora de granos y el joven cuco morirá).
Más o menos, cada dos días ponen un huevo en un nido diferente, aprovechando la ausencia de los propietarios, y retiran otro. Luego dirán que las aves no saben contar.

     

     
  Al final habrá colocado cerca de veinte huevos. Los del cuco tienen el periodo de incubación más corto, por lo que, por lo general salen antes que los otros. Sea como sea, lo primero que hace el bebé cuco, tras nacer, es echar fuera a los hermanastros.  
     

 

     
 

Los sufridos y mucho más pequeños padres adoptivos deben sudar para alimentarlo.
Los jóvenes cucos marcharán solos, al final del verano, para cruzar la península, el mar y el Sahara hasta llegar a los bosques tropicales sin haber conocido nunca a sus padres biológicos. Qué culebrón.

 
     

¿Quieres saber más?... sigue al gato!

La web de La risa-VidaSana

SI NO VES TODOS LOS MARCOS DE ESTA WEB VUELVE A ENTRAR